jump Index ScientificPsychic.com
Scientific Psychic

Numerología - El significado de tu nombre

La numerología deriva relaciones ocultas y esotéricas entre números y objetos físicos o seres vivos. Las personas que creen en la numerología afirman que los números gobiernan mucho de lo que sucede en las relaciones, la salud, las finanzas y la vida en general.

Numerología de tu nombre y
Números de buena suerte
números afortunados
numerologia
Escribe tu nombre completo,
fecha de nacimiento, and oprime CALCULAR
Nombre:
Fecha de
nacimiento:

    Formato: MMDDAAAA
      

Los números derivados del nombre de una persona y la fecha de nacimiento se utilizan para calcular la numerología sobre la personalidad, las relaciones, e incluso el futuro. No hay pruebas científicas que las afirmaciones hechas por la numerología sean ciertas, pero esto no impide que las personas crean o estén interesadas en las ideas que la numerología les puede dar.

La numerología se originó aproximadamente mil años antes de la era común cuando los números romanos y hebreos consistían en letras del alfabeto y el número cero aún no había sido inventado. Algunos de los números formados por las letras fueron interpretados como palabras cuyo significado podía ser analizado para las intuiciones místicas. Incluso hoy, algunos números romanos se pueden asociar con palabras y significados ingleses. Por ejemplo, 1009 (número romano: MIX) es un verbo inglés y sustantivo, 100 (número romano:: C) se pronuncia como SEE o SEA, 59 (número romano: LIX) se pronuncia como LICKS o LIKES. Estas asociaciones numolingüísticas pueden dar lugar a muchas connotaciones.

Sistemas numéricos
Árabe occidental  0   1   2   3   4   5   6   7   8   9 
Árabe oriental ٠ ١ ٢ ٣ ٤ ٥ ٦ ٧ ٨ ٩
Números chinos   
Números hebreos      א ב ג ד ה ו ז ח ט
Números romanos      I II III IV V VI VII VIII IX

Más información sobre números romanos

Los números chinos modernos tienen una forma normal, ilustrada arriba, y una forma financiera que hace más difícil alterar un documento, por ejemplo, para cambiar el número dos a un tres añadiendo una línea. Los babilonios fueron los primeros en utilizar el número cero como marcador de posición tres siglos antes de la era común. El concepto de cero como un número y no meramente un símbolo para la separación fue utilizado en la India en el siglo IX. El uso del número cero y la matemática árabe fue popularizado en Europa durante el siglo XI por el matemático italiano Fibonacci.

Después de la adopción del sistema numérico árabe, se desarrollaron muchos sistemas de numerología para asignar valores numéricos a las letras del alfabeto. El sistema conocido como gematría, que fue desarrollado originalmente para el alfabeto hebreo, calcula los valores de las palabras añadiendo los valores de las letras. Se cree que las palabras que tienen la misma equivalencia numérica comparten alguna conexión oculta. En términos contemporáneos, gematría corresponde a una función hash[1], y la equivalencia numérica de dos palabras se llama una colisión de código hash. La siguiente tabla ilustra una simple asignación del alfabeto a valores numéricos. Los caracteres de una palabra se sustituyen por los números correspondientes y los números se agregan para obtener el valor numérico de la palabra.

1 2 3 4 5 6 7 8 9
A, J, S B, K, T C, L, U D, M, V E, N, W F, O, X G, P, Y H, Q, Z I, R

Un pasaje en el Apocalipsis (13:18) del Nuevo Testamento de la Biblia dice que una persona que tiene entendimiento puede calcular que 666 es el número de la bestia, y que la bestia es un hombre. Los eruditos bíblicos han tratado de identificar este hombre usando la isopsefía griega y la gematría hebrea, donde cada letra corresponde a un número. Algunos teólogos apoyan la interpretación de que el nombre y título de Nero César, que era un emperador romano de 54 a 68 dC, translitera a las letras hebreas que corresponden con 666. [2]

Aquí hay sabiduría. El que tiene entendimiento, cuente el número de la bestia, pues es número de hombre. Y su número es seiscientos sesenta y seis. (Apocalipsis 13:18, Reina-Valera 1960)
666 - el número de la bestia.
El número de la bestia.

La Qabalah usa las siguientes correspondencias numéricas

 1  2  3  4  5  6  7  8  9 10 11 12 13
A L W H S D O Z K V G R C
 
14 15 16 17 18 19 20 21 22 23 24 25 26
N Y J U F Q B M X I T E P

El orden original del sistema Qabalah (A, L, W, H, ...) fue desarrollado contando cada doce letras en el alfabeto y al llegar al final del alfabeto, continuando de nuevo desde el principio. Sin embargo, esto es equivalente a las letras del alfabeto en las posiciones correspondientes a

Xn = (Xc+19) módulo 26

donde Xn es la posición de la siguiente letra y Xc es la posición de la letra actual. Entonces, si A empieza en la posición 1, B debe estar en la posición 1+19 = 20. Luego, C se encuentra en la posición 20+19 = 39, que en módulo 26 se convierte en 13, y así sucesivamente. Dado que 19 es un número primo, las 26 posiciones se llenan sin superposiciónes. Esto es similar a una función de hash perfecta que asigna elementos distintos sin colisiones.

La fecha de nacimiento se utiliza para calcular el número del Sendero de la Vida. El mes, día y año se suman para llegar a un total. El número resultante de cuatro dígitos se reduce añadiendo sus dígitos. El proceso se continúa hasta que se obtiene un solo dígito. Por ejemplo, el cálculo para una persona nacida en noviembre 7, 1973 se obtiene agregando 11 + 7 + 1973 para obtener 1991. Añadiendo los dígitos 1 + 9 + 9 + 1 obtenemos 20 que cuando se agregan como 2 + 0 se reduce al Sendero de la Vida número 2.

Números Sexagesimales (base 60)
¿Alguna vez te has preguntado por qué una hora tiene 60 minutos y un círculo tiene 360 ​​grados? El sistema de base 60 se desarrolló entre 3000 aC y 2000 aC por los sumerios que vivieron en el sur de Mesopotamia (ahora Irak) durante la edad de bronce temprana. El sistema de números fue transmitido a los antiguos babilonios y todavía lo usamos hoy para medir el tiempo y calcular ángulos. Una hora tiene 60 minutos, y un minuto se divide en 60 segundos. Un triángulo equilátero tiene tres ángulos iguales de 60 grados. Los ángulos de cualquier triángulo se suman a 180 grados, que es 3×60. Un hexágono se puede construir colocando seis triángulos equiláteros de modo que compartan un vértice. Por lo tanto, un círculo que circunscribe el hexágono tiene 360 ​​grados que corresponde a 6×60. Las caras del reloj con los números 1 a 12 espaciados cada 5 minutos son muy familiares hoy. Cinco minutos en la cara del reloj corresponden a un ángulo de 30 grados. El número 60 fue favorecido por las civilizaciones antiguas porque es igualmente divisible por 1, 2, 3, 4, 5, 6, 10, 12, 15, 20, 30 y 60.

triángulo equilátero   hexágono   la cara de un reloj

Computadoras y números modernos
Los ordenadores sólo pueden manejar números binarios (0 y 1) llamados bits. Estos bits se agrupan en conjuntos de 8 para representar números de 0 a 255, o en conjuntos de 16 para representar números de 0 a 65,535. Cualquier representación alfabética debe consistir en un mapeo de estos números a caracteres gráficos específicos. Cada conjunto de asignaciones se denomina página de código. Por lo tanto, una página de códigos latinos mapea 256 números de ocho bits en caracteres gráficos para lenguas europeas occidentales, mientras que una página de códigos eslavos mapea los mismos 256 números en caracteres cirílicos para ruso y búlgaro. Unicode es un código de 16 bits que proporciona asignaciones para los caracteres de más de 90 alfabetos, y UTF-8 es un mecanismo de codificación reversible que almacena caracteres Unicode como códigos de 8 bits, aunque algunos caracteres requieren una secuencia de varios códigos de 8 bits. En el código UTF-8 y en el código ASCII, los caracteres en mayúsculas de A a Z corresponden a los números de 65 a 90, mientras que los caracteres de minúsculas se asignan de 97 a 122. Podríamos llamar a este mapeo la Qabalah de los ordenadores con la que muchos mensajes electrónicos pueden ser decodificados.

hexadecimal dump
Figura 1. Representación hexadecimal y de caracteres de un registro de computadora.

El sistema más comúnmente usado en nuestros cálculos cotidianos es el sistema decimal o base 10. Este sistema de conteo evolucionó naturalmente porque tenemos 10 dedos. El uso de computadoras ha hecho necesario trabajar con sistemas numéricos cuyas bases son potencias de dos. El sistema hexadecimal (base 16) utiliza los dígitos 0 a 9 y las letras A a F como los símbolos numéricos. La figura 1 muestra la letra C mayúscula como hexadecimal 43, que corresponde al número decimal 67. La conversión de hexadecimal a decimal se realiza multiplicando el valor del primer dígito hexadecimal por 16 y añadiendo el valor del segundo dígito hexadecimal. Por lo tanto, 4×16+3 = 67.

Calculator Spelling 
Calculator Spelling
   Figura 2. Una calculadora con la palabra "HELLO"

Números pseudoaleatorios
En los tiempos modernos, el estudio de las relaciones entre las palabras y los números ha aumentado, especialmente con el propósito de cifrar los datos. Algunos sistemas simples, como la correspondencia ilustrada en la Figura 2, son sólo para entretenimiento, pero la criptografía moderna combina el uso de generadores de números pseudoaleatorios con aritmética modular para convertir cualquier texto en lo que parece ser una secuencia de letras al azar. La ecuación Xn = (Xc+19) módulo 26, discutida anteriormente, es un ejemplo de un generador simple de números pseudoaleatorios. La única forma de decodificar mensajes con este tipo de cifrado es conocer la secuencia de números generados por el generador de números pseudoaleatorios.

Encriptación numérica de mensajes
Para codificar un mensaje usando números pseudoaleatorios asignamos a cada letra del alfabeto un valor de 1 a 26, de modo que a=1, b=2, etc. Ahora, consideremos un generador de números pseudoaleatorios que produce: 1, 19, 12, 5, 24, 17, etc. Las letras del mensaje original se codifican añadiendo el valor de cada letra a su número pseudoaleatorio correspondiente en la secuencia y aplicando después una operación de módulo para asignar la suma resultante a una letra. La siguiente tabla ilustra cómo la palabra "secret" se convierte en "txomck" usando este procedimiento de codificación. A diferencia de las cifras de sustitución simples, la letra "e" en este ejemplo se asigna a diferentes letras porque cada instancia está codificada con un valor de número pseudoaleatorio diferente. La descodificación del mensaje requiere conocer la secuencia de números que se utilizaron para codificar el mensaje lo cual es muy difícil para los generadores sofisticados de números pseudoaleatorios.

Mensaje original s e c r e t
Valor de la letra 19 5 3 18 5 20
Número pseudoaleatorio 1 19 12 5 24 17
Valor más el número (Mod 26)  20 24 15 23 3 11
Mensaje codificado t x o m c k



Fuentes:
  1. Función hash - Una función hash es una función matemática que convierte una cadena de caracteres en un número.
  2. Marca de la Bestia


© Copyright  - Antonio Zamora

English